Image Alt
 • Moda  • TODO SOBRE LOS BOOTIES

TODO SOBRE LOS BOOTIES

Aunque muchas veces hemos escuchado hablar de ankle boots y booties como términos intercambiables, no son lo mismo y determinar la diferencia entre ellos es un factor que permite ir de compras con conocimiento y con ello, tomar una decisión informada y sabiendo distinguir lo que se ajusta mejor a nuestro estilo y gustos. 

La principal diferencia de esta versión acortada de las botas de invierno recae en la parte de la pierna en que terminan. El borde de los booties será justo en tu tobillo, mientras que el de unas ankle boots será entre 6 y 10 cm sobre éste. 

La ventaja de los booties es que se adaptan mucho mejor a ocasiones casuales y formales. Dependiendo de su color, material y diseño, pueden ser mitad zapatos del día a día y mitad zapatos formales, ya que no llegan tan arriba como los ankle boots y muchas veces incluso tienen el peep toe de los pumps o la elegancia chic de los Oxford masculinos.  

Por esto, si estás buscando algo entre un zapato tradicional pero que sea más abrigador, los booties son la opción perfecta. En este caso, pon tu mirada sobre aquellos que tengan más de 4 cm de taco, de cuero liso y colores oscuros como negro, café chocolate o burdeo que entregan un look más formal. La gamuza es una hermosa opción pero es más recomendable para looks casuales. 

En el ámbito casual, la manera más sencilla de usarlos es con jeans, idealmente de corte recto, slim, cigarette o skinny. Acá lo importante es la basta. Ésta jamás debe recaer sobre el borde del bootie y taparlo, mucho menos si se ve abultada o con arrugas, puesto que acortará la figura y hará que las piernas se vean más gruesas. Si tu pantalón es largo, lo ideal es que lo dobles un par de veces hacia arriba, dejando ver tus tobillos un poco. Ojo que este doblez debe ser delgado para lograr un efecto elegante y sentador. 

En el caso de pantalones de vestir, estos deben tener un corte sobre el tobillo para poder lucir tus booties de una manera favorecedora. A diferencia del jeans, cuando se trata de pantalones de tela, doblar su basta no es una buena idea, puesto que perderá toda su elegancia y formalidad. Con una prenda de este tipo, los booties con cordones, que toman prestado ese look masculino de los Oxford se ven super onderos y elegantes. 

Como las noches están un poco más frías y ya se aproxima el otoño, los booties son un zapato de transición ideal. Sin embargo, este calzado es también una excelente opción para el verano porque se lleva increíble con faldas, shorts y vestidos. Y es que al llevarlos con estas prendas, acortan menos tus piernas, a diferencia de los ankle boots que generalmente tienen una terminación recta y más arriba, lo que disminuye visualmente la zona. 

Si tus piernas son cortas, busca booties en tonos claros, cuyo borde consista en una curva que deja ver el tobillo, lo que creará el efecto de piernas más largas. 

Si se trata de booties con toques de pumps o de aires masculinos tipo Oxford, es decir con taco y terminaciones más elegantes, puedes incluso llevarlos con faldas tubo. Si por el contrario, tus booties son de taco bajo, opta por un look boho con un vestido o falda de tela liviana, ideal para la ciudad, el campo o la playa. 

ESCRIBE UN COMENTARIO