Image Alt
 • Moda  • Cómo combinar el Lila

Cómo combinar el Lila

La primavera trae de vuelta un color que había quedado olvidado hasta hace poco. El regreso de los tonos pasteles  y su reinvención en abrigos de faux fur en invierno, comenzaron a anunciarlo. Una tendencia que comenzó a marcarse desde el 2016, cuando Pantone elige por primera vez dos colores como los representantes del año: Los pasteles Rosa Cuarzo y Serenity, inclinándose por tonalidades frías en 2018 con el tono Ultraviolet y 2020 con la elección de Classic Blue.

El lila está de vuelta en todo su esplendor y con ello sus primos-hermanos, lavanda y malva. Durante la presente estación, este tono se consagra como protagonista de la primavera. Se trata de un color suave, que evoca tranquilidad, calma, feminidad, remite a la sensibilidad y vulnerabilidad de los tonos pasteles y que debe llevarse con complementos para bajar su tonalidad fría, que por sí sola puede resultar apagada o muy solemne.

Como lo verás una y otra vez esta temporada y probablemente acabes rindiéndote a sus encantos, a continuación de te dejamos una guía para combinarlo a la perfección. Solamente tienes que encontrar la mezcla que se ajuste mejor con tu personalidad y estilo de vida.

Con Blanco.

Es la combinación más instintiva que podemos hacer con los tonos primaverales y veraniegos. El blanco es el rey de los días de calor y prima en las colecciones primavera-verano. Combinado con lila generará un efecto suave y sobrio, que puedes llevar al trabajo e incluso a eventos más formales. Al ser una combinación fría, puedes agregar detalles un poco más cálidos para levantar un look que puede verse un poco deslavado. Usa un labial llamativo en fucsia o rojo u opta por una cartera de animal print.

Con Verde Esmeralda. 

Y hablando de colores reyes, el verde esmeralda también ha tenido su reinado este último tiempo, luego de ser elegido en 2013 como Color del Año por Pantone y sumar en 2017 su versión más templada Greenery. Este tipo de verde se ve increíble con lila, malva y púrpura por una razón simple y lógica: en la rueda de colores o rosa cromática, forman una triada junto al naranjo, lo que quiere decir que los pigmentos de estas tres tonalidades, se complementan de manera perfecta.

Con rojo.

Una combinación menos  lógica es con rojo. Si te atreves con esta mezcla super edgy y llena de personalidad, además de actitud tienes que tener en cuenta que lo ideal es que el rojo sea de una variante más fría, cercano al burdeos o rojo italiano pero no llegando a los anaranjados, con el fin de lograr una coherencia en los tonos. Nuevamente, al ser un look frío puedes optar por agregar calidez en los detalles como joyas en dorado.

Con otros colores pasteles.

Esta es sin duda la combinación estrella y la más trendy de todas. Al ser suaves, los colores pasteles no compiten entre ellos sino que se potencian a la perfección. Amamos el look de lila + rosa cuarzo, cercano al rosa palo. La variante lavanda se ve increíble al ser combinada con celeste, ya sea en jeans u otras prendas. Lo importante es que no sea un tono celeste brillante, tipo bebé, sino que tenga un poco más de gris, un celeste envejecido. Con amarillo se logra un look fresco y llamativo sin ser exageradamente fuerte.

Con más lila.

Aunque un total look es siempre una opción elaborada (digamos que no es la opción para ir el fin de semana al mall, a menos que seas Kim Kardashian), este es un tono perfecto para llevarlo  porque tiene una personalidad templada, convirtiéndose en una elección apta tanto para oficina como para ocasiones más casuales. La magia de este tono es que puede llevarse de pies a cabeza en diferentes variantes. Puedes combinar un lila más claro con un toque de lavanda y terminar con un malva, su variante más rosada, hasta agregar un labial en tono betarraga.

Con fucsia.

Es otra combinación llena de actitud y carácter pero que sigue siendo versátil como para llevar en distintas ocasiones. Para combinar con fucsia, lo ideal es que optes por un lila o lavanda, evitando los tonos malva para no generar competencia entre los colores.

Es importante mencionar que los tonos pasteles como el lila generan un fuerte contraste al ser combinados con negro, con lo que la figura se dividirá en bloques, efecto que acorta la silueta. Con gris se logra una combinación uniforme pero extremadamente fría e invernal y dependiendo del tono de lila, puede verse demasiado parejo, por lo que te recomendamos tratar de levantarla con accesorios, maquillaje o nailart.


Contenido desarrollado por: 
Mane Campos
ESCRIBE UN COMENTARIO